jueves, 5 de junio de 2014

¿Qué es MEP Sport Concept?

MEP son las siglas de Micro-Electrólisis-Percutánea.

Consiste en un corriente micro-galvánica que es aplicada en tendones, ligamentos y músculos con una aguja de acupuntura.
Esto produce una respuesta inflamatoria con un ph básico que hace que baje el dolor, vaya más sangre y células a la zona afectada, con una consecuente elaboración de colágeno.

MEP Sport Concept acompañado de ejercicios excéntricos re-constituye las características originales de las estructuras, mejorando la calidad de las mismas.

El tiempo de aplicación de esta técnica varia entre 20 y 30 minutos. No es una técnica dolorosa, aunque depende del umbral del paciente.






MEP Sport Concept desde 2011 aporta más recursos para la solución de patologías rebeldes cómo tendinopatias (tendinitis y tendinosis) de Aquiles, rotuliana, supraespinoso, manguito rotador, pata de ganzo, etc.). También es efectiva en epicondilitis, epitrocleitis, fascitis plantar, periostitis tibial, contracturas y desgarros.

En muchos casos MEP es una parte del tratamiento ya que se deberá evaluar alineación del paciente y realizar las correcciones manuales, posturales y ortésicas necesarias. 

En caso de necesitar MEP hágalo con un profesional certificado en la técnica.

jueves, 15 de mayo de 2014

Terapias Posturales


Las terapias posturales son  la combinación de varios métodos de evaluación y tratamiento para combatir las desadaptaciones que sufre el organismo y que pueden generar diversos síntomas.

Hombre de Vitruvio - Leonardo da Vinci
¿Cuáles son los síntomas?
Cervicalgías, lumbalgías, tendinitis, parestesias (hormigueos), omalgías (dolores en los hombros), cefaleas, entre otros.

Metodología
Mediante la evaluación se determina qué genera las dolencias de cada caso. Se va a la causa del problema y, por consiguiente, al efecto que produce. Por ejemplo: si pensamos en una alarma que nos indica que el auto se está quedando sin nafta, no resolveremos el problema sacando o apagando la alarma; sino cargando nafta. Lo mismo pasa muchas veces con las manos, muñecas, codos, hombros, piernas, rodillas y lumbares, que hacen las veces de alarma. No tendría demasiado sentido trabajar sólo estos lugares y tapar el síntoma si el problema no está allí, ya que lo más probable es que regrese al cabo de un tiempo o se manifieste en otra parte del cuerpo.
Dib. del libro de Marcel Bienfait ¨Bases fisiológicas de la terapia manual y de la osteopatía¨

 

¿Cuáles son las técnicas que se usan?
Se usan, dependiendo de cada paciente, Reeducación Postural, Osteopatía y Posturología o la combinación de las mismas.



Lic. Eladio Vecchi
Kinesiólogo Fisiatra- Osteópata C. O.
M. N. 9151

lunes, 12 de mayo de 2014

Representá a Argentina en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018




¿Zapatos para bebés?

No es recomendable.

¿Por qué?

Desde el nacimiento y hasta los 3 años los huesos del pie son cartilaginosos y se modelan progresivamente. Después, entre los 3 y los 12 años los huesos se consolidan como tal: un tejido firme capaz de soportar el peso del cuerpo y permitir el acto de andar.
1.- Los pies de los bebés no necesitan calzados, no deben recibir fuerzas externas. Es necesario que estén libres para que se modelen sin vicios que deriven cuando crezcan en patologías del pie, rodilla, cadera o columna.
2.- No usar andadores, estos fueron recientemente prohibidos en Canadá porque traían problemas en el desarrollo de las articulaciones. Es necesario respetar la etapa de gateo y que el niño se pare cuando él esté preparado, y no cuando su padres quieran o los ¨tiempos¨ de los libros sugieran.

El niño pasa por dos etapas:
1-. Genu varo: Piernas con paréntesis cerrado ()
2.- Genu valgo: Miembros inferiores con paréntesis abierto )(
Esto está dentro de lo fisiológico, luego de pasar por estas etapas las piernas comienzan a tomar su posición definitiva y van buscando estar más rectas.

En ocaciones es normal que en la etapa de genu valgo se toquen las rodillas y el niño se caiga. De todas maneras es recomendable que su pediatra o osteópata le diga cuándo usted debe visitar a otro especialista.





    

                           

viernes, 9 de mayo de 2014

Estrés, el enemigo silencioso de los ejecutivos



La vida contrarreloj y la sensación constante de no cumplir con los mandatos (auto) impuestos son factores primordiales de este fenómeno. Cómo reconocer si tenemos una personalidad con tendencia al autodesborde. Y una guía de recursos, desde técnicas de respiración hasta terapias crash, para aflojar tensiones.
Se levanta sobresaltado por la alarma del despertador. Apenas ha dormido en toda la noche. Se viste a los tumbos y bebe una taza de café amargo por todo desayuno. Mientras retira el auto de la cochera, repasa mentalmente los cientos de mensajes que debe contestar, llamados por hacer y dos importantes reuniones –una en cada punta de la ciudad– en las que deberá comunicar malas noticias: las ventas han caído en picada y la producción se verá demorada porque aún no fue aprobada la importación de insumos. A poco de andar, el tránsito queda interrumpido, tal vez un piquete o un accidente. Su pulso se acelera, aprieta las mandíbulas, respira entrecortado. Se siente atrapado. Un dolor punzante le envuelve la cabeza y una sensación de fuego le quema el estómago. Está bajo estrés, un mecanismo de adaptación que permitió la supervivencia de su antepasado primitivo al prepararlo para luchar o huir frente al peligro.


Sin embargo, en estos tiempos modernos, esa estrategia ancestral se le ha vuelto en contra. Ante todo, “estar estresado es una vivencia personal”, define el cardiólogo Daniel López Rosetti, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés y jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital de San Isidro. “Es nuestra percepción de la realidad, y no la realidad misma, lo que desencadena el estrés. De hecho, hay personalidades llamadas de Tipo A que son autoestresoras o, dicho de manera más burda, se estresan solas”. Diversos estudios han demostrado la relación directa entre el estrés crónico (o disestrés) y afecciones cardiovasculares, trastornos digestivos, inmunológicos y de la piel. “Pero cada persona tiene síntomas preponderantes característicos, que es preciso reconocer, para poder enfrentar”, señala López Rosetti.



Estrés. El 35 por ciento de los trabajadores en relación de dependencia lo han sufrido. Foto: Archivo Clase Ejecutiva.


Bajo presión​El trabajo, por su falta o exceso, es una de las principales fuentes de estrés, junto con el tránsito y la hiperconectividad que propician las nuevas tecnologías. En la Argentina, un 35 por ciento de quienes trabajan en relación de dependencia dice haber sufrido alguna enfermedad como producto del estrés, según una encuesta efectuada en 2013 por Grupo Rhuo. Ansiedad (24 %), problemas gastrointestinales (20 %) y contracturas (10 %) fueron las dolencias más comúnmente mencionadas.

“Nos sentimos estresados cuando las demandas del medio nos resultan excesivas. Y, si bien niveles moderados de estrés pueden ser estimulantes para el cerebro, cuando su incidencia es muy alta y se prolonga en el tiempo puede tener efectos negativos en la memoria y otras funciones cognitivas”, advierte el neurólogo Facundo Manes, presidente de la Fundación y del Instituto de Neurociencias Ineco y rector de la Universidad Favaloro. “El estrés provoca en nuestro organismo la liberación de cortisol, una hormona producida en las glándulas suprarrenales que están arriba de los riñones. Esto afecta la memoria episódica –la del cuándo y dónde– y otras funciones ejecutivas involucradas en la toma de decisiones, lo que disminuye aún más la capacidad para enfrentar las demandas del medio; se crea, así, un círculo vicioso”, advierte quien lideró al equipo de cirujanos que operó el hematoma cerebral de la Presidenta en 2013.


La sobrecarga de tareas, los horarios extendidos, la deficiente tecnología y las reuniones improductivas son señalados, con frecuencia, como factores de estrés. Mientras que la jornada laboral legal en la Argentina es de 8 horas (y, en algunas actividades, 7 o 6), sólo un 25 % de los encuestados en 2013 por el sitio web Trabajando.com reconoció ceñirse a ese horario. El 75 % trabaja más de 8 horas diarias: 16 % le dedica 9 horas por día; 24 %, 10 horas y 35 %, más de 10 horas diarias. En tanto, 31 % se lleva lo pendiente a casa. De ellos, 59 % afirma estar “siempre disponible en el teléfono”, 29 % trabaja desde su computadora personal y 12 % va a la oficina en horarios y días no laborables. “La medida óptima de nuestro rendimiento físico y mental no se logra sumando horas de esfuerzo sino mediante una estrategia que contemple tiempo para el descanso, el ocio, el esparcimiento, la vida social y familiar y la actividad física”, advierte Manes. “Aquellas personalidades más competitivas, agresivas y orientadas al logro suelen llegar a lo que socialmente se define como éxito. Sin embargo, muchas veces lo hacen a costa de hipotecar su salud física o mental”, señala López Rosetti.


Liberar tensiones​“No podemos eliminar el estrés, pero sí aprender a manejarlo”, sostiene Agustina Caminos, directora del spa de Faena Hotel & Universe, instructora de yoga y sanadora pránica (el prana es la energía del aire, que mantiene al cuerpo vivo y saludable). “El control de la respiración, o pranayama, es clave para manejar nuestras emociones y desbloquear la energía en nuestro ser físico y espiritual”, asegura. En el curso de stress management que dicta en el Centro de Estudios Técnicos Administrativos Empresariales (Cetae), Caminos propone una técnica de respiración básica: sentarnos en un lugar cómodo y tomar contacto con nuestra respiración, observando de qué manera entra el airea nuestro cuerpo: si está acelerada, alta (en la zona del diafragma) o baja (en la panza). Lo ideal es respirar con todo el abdomen, y visualizar una luz blanca cuando inhalamos, en 6 o cuatro tiempos, retenerlo tres segundos mientras visualizamos cómo se desprende la energía sucia como una luz gris, exhalar nuevamente en 6 o cuatro tiempos y hacer una retención sin aire unos tres segundos más. “Lo recomendable es ambientar un espacio personal para hacer este ejercicio por la mañana, antes de iniciar las actividades diarias, y a la noche para relajarse antes de dormir”, aconseja.

La sobrecarga de tareas, los horarios extendidos, la deficiente tecnología y las reuniones improductivas son señalados, con frecuencia, como factores de estrés.
En un terreno menos convencional, pero con el mismo objetivo de descargar tensiones, el último grito parecen ser las terapias crash, basadas en la primitiva y catártica acción de destrozar objetos. “La gente sale feliz y relajada”, revela Guido Dodero, fundador de The Break Club Buenos Aires, un espacio palermitano donde la consigna es “romper todo y quedar como nuevo”. Dodero, publicista, descubrió esta técnica en el exterior y decidió traerla al país en 2011. La solución que ofrece es simple: el cliente llega y se calza guantes, casco, bate de béisbol y protector bucal. Mientras escucha una charla técnica y algunas reglas de seguridad, va haciendo un precalentamiento para lo que vendrá después. La segunda fase consiste en liberar tensiones: básicamente, soltar al Increíble Hulk que todos llevamos dentro rompiendo cosas (desde 15 botellas de vidrio por $ 120 a una pantalla de 29” por $ 490) al ritmo de ACDC, Los Ramones o cualquier agrupación metalera preferida. Luego de unos 7 a 15 minutos de furia, vuelve el silencio. Y se pasa a otra sala: allí, con una ambientación totalmente diferente (aromaterapia, música clásica) y en un cómodo sillón, se permanece en descanso durante otros 10 a 15 minutos, o se toma una breve siesta de media hora. “Vienen profesionales, amas de casa, taxistas, cirujanos y oficinistas”, enumera Dodero. También hay servicios para grupos (amigos de la oficina, despedidas de solteros) y corporativos (equipos de ventas, de atención al cliente y soporte técnico). “Cada experiencia se prepara a medida”, afirma el emprendedor.


A la hora de combatir el estrés, lo importante es encontrar estrategias propias y saludables de afrontamiento. “El humor es un recurso inigualable, así como el juego, la diversión y el diferimiento de la emoción (el famoso contar hasta 10)”, propone López Rosetti. Una forma de descarga no violenta y muy a mano es salir a caminar: “Con el movimiento, bajan el cortisol y la adrenalina. La persona se serena y puede reorganizar sus pensamientos”, explica el cardiólogo. “Un descanso adecuado (8 horas diarias), actividad física (al menos 30 minutos por día) y una adecuada alimentación también son fundamentales para afrontar el estrés”, recomienda el neurólogo Manes. Hoy puede ser un buen día para empezar a cambiar nuestros hábitos estresores.


AUTOTEST: ¿Tengo una personalidad autoestresora?

o Hago varias cosas al mismo tiempo
o Me siento frecuentemente atareado
o Soy puntual
o Me torno agresivo o me frustro cuando algo me sale mal
o Soy competitivo en mi trabajo/ profesión/ actividad
o Me impaciento cuando debo esperar a ser atendido
o Acentúo en forma exagerada palabras de una oración que creo relevantes
o Interrumpo cuando otros hablan
o Tengo tendencia a acelerar el discurso de los demás, apurándolos o terminando sus frases
o Oculto mis sentimientos personales
o Me agredo a mí mismo o a otros
o Me impaciento cuando veo hacer alguna tarea a otra persona y creo que puedo hacerla más rápido
o Siento culpa cuando no trabajo o permanezco en rélax algunas horas o días
o Frecuentemente estoy pensando en dos o más cosas al mismo tiempo
o Siento ansiedad por ver las cosas hechas o terminadas
o Hablo, como y/o camino rápidamente
o El trabajo juega un papel muy importante en mi vida
o Aprieto los puños, muevo mis rodillas o dedos durante reuniones y conversaciones
o Soy perfeccionista, quiero que todo me salga bien
o Mi agenda está sobrecargada y tiendo a agendarme cada vez más cosas
o Estoy siempre apurado

Si tildó 7 o más de estas afirmaciones, su personalidad es Tipo A, es decir, autoestresora

Fuente: Test Orientativo de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés www.sames.org.ar


ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO Meditar. Planificar el día dejando espacio para cuestiones personales y laborales. Tomar un desayuno nutritivo y disfrutarlo. No hablar de problemas ni de trabajo mientras se almuerza o cena. Expresar adecuadamente los sentimientos y necesidades (asertividad). Tomarse tiempo entre el trabajo y las tareas domésticas. Tener mascota. Tener vida social activa. Aprovechar para hacer ejercicio mientras se traslada al trabajo (caminando o en bicicleta). Salir de casa con tiempo para llegar al trabajo sin apuro. Beber menos de tres tazas de café al día. Hacer tareas solidarias y ayudar a otros siempre que se pueda. Escuchar a los demás. Tener proyectos. Disfrutar y descansar los fines de semana. Tomarse vacaciones.  Mirar el lado positivo de las cosas. Dedicar al menos media hora por día a uno mismo. Llevarse bien con los compañeros de trabajo. Tener un hobby.
 Fuente: Diario El Cronista

miércoles, 7 de mayo de 2014

Los secretos del buen diseño de las estaciones de trabajo

Fuente: Clarin

La ergonomía aplicada al espacio laboral busca reducir riesgos para la salud y alertar sobre las necesidades de los empleados.

Oficinas con movilidad restringida, muebles inadecuados o iluminación deficiente se traducen en lesiones de cuello, muñecas o molestias visuales para los empleados. La ergonomía aplicada al espacio laboral se propone reducir riesgos para la salud de las personas y alertar sobra la falta de adaptación de las estaciones de trabajo a las necesidades que impone la rutina laboral actual.
“La ergonomía laboral es una disciplina científica que estudia las relaciones entre el hombre, la actividad que realiza y los elementos del sistema en que se halla inmerso, para disminuir sus cargas físicas, mentales y psíquicas y adecuar los sistemas, puestos de trabajo y entornos a las necesidades de los usuarios”, explica Sebastián Astorino, gerente de la consultora RiesgoLab.
Para lograrlo, resulta fundamental “tener en cuenta las medidas, pesos y alturas de los muebles, máquinas o herramientas que hacen a la vida cotidiana en el trabajo, desde la altura de un monitor o la silla, hasta la ubicación de una palanca o de un estante”.
Por el contrario, “la falta de condiciones ergonómicas reduce la capacidad productiva, la curva de fatiga se acorta y el rendimiento de los empleados baja notablemente, lo cual para la empresa representa altos índices de ausentismo, rotación del personal, costos judiciales, pérdida de tiempo, etc. Ante este escenario, en diversas industrias se contempla el desarrollo de programas ergonómicos que simplifiquen tareas, optimicen tiempos y costos, a la vez que mejoran la calidad de vida del trabajador”, señala Astorino.
La mejor forma de controlar la incidencia de trastornos surgidos por estas circunstancias es la prevención. “El Programa de Ergonomía Integral que desarrollamos consiste en el reconocimiento de los riesgos, la identificación de los factores asociados, el análisis de los puestos, la evaluación y calificación de factores de riesgos localizados y la posterior implementación de acciones preventivas, correctivas y de reevaluación de medidas”, afirma Fabio Sola, gerente de Calidad, Seguridad y Salud de la planta de Monsanto en Zárate.
Según Pablo López, coordinador en Seguridad y Salud Ocupacional de Isover, “la aplicación de nuestro Programa responde a razones de prevención, por lo que focalizamos el esfuerzo en evitar dolencias futuras mediante capacitación en higiene postural y prevención de riesgos ergonómicos para áreas de trabajo administrativas y operativas, incorporación de sillas para puestos, escritorios y asientos ergonómicos para autoelevadores, gimnasia laboral y adaptación de pasamanos en escaleras, entre otras medidas”.
Por su parte, Chevron puso en marcha un plan mundial de Prevención de Lesiones por Esfuerzos Repetitivos con el objetivo de anticipar las lesiones, brindando a los usuarios herramientas interactivas online que dan un conocimiento de los factores de riesgo y las técnicas de prevención.
José Fernández Herrera, coordinador médico de la compañía, dice que “las recomendaciones sobre posturas y conductas en el trabajo incluyen una limitación de tiempo frente a la computadora, con pausas obligatorias en las que la PC no responde y otras donde se invita desde la pantalla a realizar ejercicios de relajación. Esto se completa con un equipo de evaluadores del puesto de trabajo que realiza ajustes en mobiliario y un reporte temprano que, a la menor aparición de molestias, envía un correo a los evaluadores de la posición y al servicio médico, para que, de inmediato, cite al trabajador para su chequeo”.
Fernando Portero Castro, gerente de RR.HH. en Molinos Río de la Plata, comenta que realizan controles de ingeniería y diseño, seguridad, salud ocupacional y administración, tendientes a eliminar, tratar o transferir factores de riesgo causantes de trastornos musculo-tendinosos y columnarios. “Por ejemplo, desarrollamosprotocolos de vigilancia médica para la prevención de riesgos ergonómicos; habilitamos un sector exclusivo para tratamientos fisiokinesiológicos con profesionales especializados y equipos de última generación; mejoramos la tecnología de construcción de los pisos de planta y capacitamos en manipulación y transporte seguro de cargas, entre otras cosas”, afirma.
Sin duda, puntualiza Astorino, las soluciones a los problemas ergonómicos requieren del análisis de las condiciones de trabajo: “La prevención de riesgos laborales de oficina depende de que el equipamiento utilizado cumpla con requisitos ergonómicos mínimos para disminuir en parte las molestias de tipo postural, tan frecuentes en dicha labor”.
Por último, confirma Portero Castro, “si bien se trata de un trabajo a largo plazo, ya que muchas acciones requieren de un cambio cultural para la asimilación de nuevos hábitos o comportamientos, en el corto plazo hemos registrado una disminución de las patologías vinculadas a estos males, con una mejora en la calidad de vida de nuestros empleados y un aumento de productividad”.

lunes, 21 de abril de 2014

El equilibrio del bienestar

El equilibrio del bienestar y la salud dependen de las esferas Física, Psíquica y Social, tal cómo lo define la OMS (Organización Mundial de la Salud) 

La respuesta al estrés es fisiológica en una primera etapa, pasando a ser patológica si se mantiene en el tiempo. El agente estresor hace que agudicemos los sentidos para estar alertas, luchar o huir. Al mantener en el tiempo el estrés, empiezan a pasar una cascada de reacciones que llevan al cuerpo a envejecer los tejidos más rápidamente y regenerarse de manera más lenta. 



Este cuadro representa un esquema de los procesos a los cuales nos vemos expuestos cuando tenemos estrés. Es saludable cortar este proceso en la primera etapa. Para eso es conveniente seguir las sugerencias de las esferas expuestas arriba (Físico, Psíquico y Social). Seguramente pequeños cambios ahí, generarán grandes beneficios en nuestra calidad de vida.

Artículos relacionados:

La buena alimentación cómo medicina
La mejor droga
Hacer ejercicio mejora tu salud cerebral
¿Qué es la osteopatía?
Estrés, el enemigo silencioso de los ejecutivos
El secreto del buen diseño de las estaciones de trabajo